Reserva Nacional de Masai Mara


El Mara (como a los más mayores les gusta llamar a la reserva) es el espacio protegido más popular de Kenya. Con gran abundancia de animales salvajes, e incluyendo gran parte del Parque Nacional del Serengeti, esta reserva de 320 km² ofrece a sus visitantes inolvidables experiencias, como atravesar parte de sus vastas sabanas o esquivar la estampida anual de los ñus. En el límite occidental del parque se encuentra la espectacular escarpadura de Esoit Oloololo. Las concentraciones más importantes de animales salvajes habitan la zona fronteriza del parque. Por todas partes, pueden observarse grandes manadas de leones, y no es demasiado insólito verles cazando. Allí viven gran cantidad de elefantes, búfalos, cebras e hipopótamos. Es más una reserva que un parque nacional: los masai están autorizados a cazar y apacentar sus rebaños en el recinto, que incluye una aldea masai abierta a los turistas.


Dos vuelos diarios comunican Nairobi con Masai Mara, donde abundan las posibilidades de alojamiento. Narok, una pequeña ciudad de provincias, a pocas horas de distancia por carretera al oeste de Nairobi, es el punto de acceso principal al parque.
 

Gran Circuito de Kenia y Tanzania
11 días  Nairobi, Aberdares, Lago Nakuru, Lago Naivasha, Masai Mara, Safaris en Tanzania recorriendo Arusha, Ngorongoro y Serengeti.
Sin vuelo: 3950 €
Escapada a Tanzania
7 días  Safaris en Tanzania recorriendo Arusha, Manyara, Ngorongoro, Tarangire y Serengeti.
Precio: 1770 €
Con vuelo: 2910 €
Lo Mejor de Tanzania
10 días  Safaris en Tanzania recorriendo Arusha, Manyara, Ngorongoro, Tarangire y Serengeti.
Precio: 2955 €
Con vuelo: 4100 €

  NOTICIAS KENIA

Un colegio madrileño pone en marcha una campaña de crowfunding para construir un colegio en Kenia
La oposición keniana aplaza el "juramento alternativo" de Odinga como presidente
Ordizia (Gipuzkoa) financia un programa contra el hambre infantil en la región de Turkana Norte, en Kenia
El presidente de Kenia descarta cualquier apertura al diálogo con Odinga sobre una reforma electoral